A propósito del ‘Día Internacional de la Mujer’.

dv1954051

El diario El País reseña en un interesante artículo los detalles de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Leyendo un poco sobre el tema se me vienen a la mente varias cosas que no necesariamente se refieren a motivos de celebración, y a continuación les escribiré mi opinión sobre algunos de estos puntos (Por cierto,  el artículo de El País lo pueden encontrar en el siguiente enlace “Día Internacional de la Mujer: por qué se celebra el 8 de marzo”)

Como siempre, pienso que la mejor forma de expresar una tormenta de pensamientos, aparte de dibujar (dichosos aquellos que tienen ese don) es la de escribir, y la mejor forma de escribir una tormenta de pensamientos es hacerlo punto por punto. Así que, ahí vamos:

A)     Conmemorar no es lo mismo que Celebrar: Un error frecuente es que utilicemos la palabra Celebrar en lugar de Conmemorar cuando hacemos alusión a un evento determinado. Así, es común leer o escuchar frases como “Hoy celebramos el aniversario del fallecimiento de X personaje” cuando lo correcto sería decir “Hoy conmemoramos el aniversario del fallecimiento de X personaje”. Esto se debe a que la celebración se refiere a festividad, mientras que conmemoración hace referencia al acto de memoria, es decir a recordar un evento y traer a colación el significado que tuvo ese evento. Por lo tanto, es conveniente que comencemos a hablar bien (o al menos a intentarlo) y utilicemos los términos correctos.

Quizás parezca exagerado de mi parte, pero considero que si seguimos aceptando el mal uso del término “celebración” para el día de la mujer, con el pasar del tiempo el significado de esta efeméride inevitablemente perderá parte de su valor, y terminará convirtiéndose en un día en el que los hombres le regalarán algún detalle a una mujer sólo por el hecho de “ser mujer” como si la casualidad genética de haber nacido hombre o mujer fuera motivo de celebración. Todo esto más allá de realmente evocar los valores como el respeto y la igualdad de la mujer; valores que forman parte del significado inicial de esta conmemoración.

B)      Igualdad: No hace falta ser un erudito para revisar un poco de historia y concluir que los hombres siempre hemos relegado a la mujer a un segundo plano (consciente o inconscientemente, eso es parte de otro debate) El papel de la mujer en la historia ha sido sesgado, en gran parte a causa por la percepción de aquellos que la contaban, que obviamente en la mayoría de los casos eran hombres. Es lógico que a partir de allí, la historia no tome en cuenta el papel de la mujer en el desarrollo de nuestra sociedad, al menos no la toma en cuenta como debería ser. Y es que desde los orígenes de nuestra especie el rol que ha jugado la mujer siempre ha tenido gran importancia en los ámbitos sociales, filosóficos, religiosos, y demás aspectos culturales y científicos. DesdeHipatia hasta Hillary Clinton, pasando por Clara LemlichClara Zetkin, Rosa Parks o Marie Curie podemos mencionar un sinfín de personas, mujeres, cuyo papel ha sido tremendamente importante en sus respectivos ámbitos, y el impacto de sus labores han sido definitivos en temas como la lucha por la independencia, la igualdad de razas, la igualdad de géneros o el desarrollo científico.

Sin embargo, nos hemos caracterizado por ser una cultura mayoritariamente machista, y no siempre hemos reconocido la importancia de la mujer en nuestra sociedad. Este tema se puede extender mucho más, pero todo se puede resumir en que “esto se debe acabar”. Con esta última frase lo que pretendo es que todos, en conjunto, demos fin a la cultura machista que nos ha caracterizado, y que entendamos el machismo no puede tener lugar en una sociedad madura. Incluso, y si se puede evaluar todo esto desde un punto de vista biológico, la igualdad de géneros ya la determina nuestra especie, para preservar nuestra vida en el planeta nuestra especie requiere de un macho y una hembra, de un hombre y de una mujer, ambos con roles exactamente iguales en importancia.

C)      Machismo vs Feminismo: Comenzaré por definirme como feminista; entendiendo el feminismo como “un ideal de reivindicación de los derechos femeninos, que cuestione la dominación y la violencia de los varones sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género” (Sí, es el mismo concepto que pone la Wikipedia)

Culturalmente hemos definido el machismo como una forma de pensar, o de percibir que el hombre es superior a la mujer, que trae como consecuencia diferentes tipos de maltratos que van desde violencia sexual hasta el abuso laboral pasando por el pisoteo filosófico y religioso hacia la mujer.

En este punto, entenderán que me enerve y que me refiera hacia toda aquella persona machista como un individuo de laxa moral que no tiene la suficiente capacidad mental para superar nociones inculcadas por el sistema, y alguien que no tiene la entereza humanista para ver más allá de lo obvio, pero que en su inutilidad ética merece la oportunidad de que todos los demás le enseñemos a ser un poco más persona.

Es increíble que aún en nuestros días, en una sociedad en la que sin duda la mujer representa un papel mucho más importante que aquel que tuviera en generaciones pasadas, sigan existiendo comportamientos y conductas en las que se menosprecie su valor como persona/profesional, sólo por el hecho de tener vagina. Sé que suena crudo decirlo así, pero no hay otro motivo por el cual se entienda que, por ejemplo en el ámbito profesional una mujer perciba menos dinero que un hombre, aun cuando cuenta con el mismo nivel de educación, capacitación y experiencia (esto lo menciono porque aunque parezca mentira, en los dos últimos años las mujeres en territorios Europeos ganaban un promedio de 16% menos dinero que los hombres que ocupaban cargos similares)

Si bien es cierto que la mujer ha ido tomando protagonismo en nuestra sociedad, debemos recordar que aún en el año 2016 seguimos teniendo rasgos culturales que se han denominado como “micromachismo” Estos son rasgos conductuales de nuestra sociedad, en la que sin querer hemos ido perpetuando el machismo, suelen ser actitudes sutiles que al parecer ya hemos dado por sentado y por lo tanto no las cuestionamos, aunque con ellas seamos participes del maltrato y el abuso de género. Ejemplo de estas actitudes se ven a diario, por ejemplo el Sexismo en la publicidad o los Piropos y abuso verbal.

Desde la silla en la que me siento a escribir estas líneas, sólo puedo esperar que todos tengamos la capacidad de razonar y cuestionar muchas de nuestras actitudes, muchas de esas que damos por sentado y que sin saberlo reviven la opresión y el maltrato. Todos somos iguales, y aún queda mucho camino por recorrer en la lucha por la igualdad (y ya no sólo hablo de la igualdad de género, sino racial, religiosa etc.) Simplemente cuestionemos nuestro sistema, y seguramente con un poquito de objetividad veremos que está en nosotros mismos la capacidad de cambiar muchas cosas, y por ende, de cambiar la realidad en la que vivimos y convertirla en una realidad que merezca la pena vivir.

Esta es mi opinión con respecto al Día Internacional de la Mujer, y esta, mi forma de conmemorarlo.

Nos vemos luego, como siempre, en la terraza.

Nota Adicional, les dejo dos enlaces que no tienen desperdicio:

Documental: “El machismo que no se ve” 

Sección de noticias de ElDiario.es: Micromachismos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s