A propósito del incidente de Nacho.

nacho

Muchas cosas llenan mi cabeza en este momento, pensamientos nocturnos de los que no te dejan dormir, siento un impulso que me lleva a levantarme de la cama tomar mi laptop y soltar las cuatro o cinco cosas que ahora mismo ahuyentan mi sueño y enervan mi carácter. Me gana el desespero y comienzo a escribir estas líneas con la idea de desahogar toda la frustración y la rabia que me generan algunas noticias de mi país.

En este instante la noticia más notoria, o quizás la más mediática, se trata de las extrañas circunstancias en las que se retuvo durante algunas horas al reconocido músico venezolano Miguel Ignacio Mendoza Donatti, mejor conocido como Nacho. Una extraña situación que concluyó con la anulación del pasaporte del artista. Ahora mismo Nacho se encuentra “atrapado” (por decirlo de alguna manera) en el territorio nacional de Venezuela, ya que, como es lógico, sin pasaporte no puede salir del país.

El 12 de febrero es una fecha histórica para Venezuela pues se celebra el Día de la Juventud en honor a los jóvenes que libraron la reconocida Batalla de la Victoria. En esta fecha se acostumbra que la Asamblea Nacional de Venezuela realice una jornada especial en la que se resaltan los detalles históricos, los valores y el papel de los jóvenes en el desarrollo del país. Como parte del protocolo, un orador seleccionado por los integrantes de la Asamblea, utilizando un discurso de un tiempo determinado, se encarga de iniciar oficialmente la jornada y establecer el orden del día.

Para la conmemoración de este año 2016 se eligió al joven artista venezolano integrante del dúo musical “Chino y Nacho” Miguel Ignacio Mendoza Donatti.

Este es el comienzo de la situación que ha encarado al artista con el gobierno nacional, y cuyas percepciones personales plasmo a continuación. Eso sí, haciendo uso del mismo método que utilizó Nacho en su discurso en la Asamblea, dividiré mis percepciones en dos partes: La primera, para refutar todos esos comentarios absurdos que denigraban su imagen por ser compositor de música urbana (reggaetón, vamos) y la segunda dedicada a defender sus derechos como el de cualquier otro venezolano en el particular relacionado con la anulación de su pasaporte.

PRIMER ORDEN DE IDEAS

¿Un reggaetonero como orador? ¿Y por qué no?

No pasaron sino minutos luego de que algunas voces oficiales de la Asamblea Nacional designaran a Nacho como “Orador de orden” para la sesión especial del Día de la Juventud, cuando muchas personas iniciaron el debate en redes sociales, ¿Debe un cantante de reggaetón ser el Orador en esta sesión? ¿Acaso no hay algún joven historiador que se pueda invitar? ¿No había otro artista que en sus canciones o su arte no hable mal?

Estas son algunas de las preguntas que se podían leer en las redes sociales con respecto al tema. Permítanme que desde mi ignorancia intente aclarar el por qué considero que Nacho no era una buena opción, sino la mejor opción para iniciar la sesión de la asamblea nacional (y se los voy diciendo punto por punto, con la idea de que ustedes que leen puedan luego apoyar o refutar cada uno de ellos)

a)      ¿Por qué Nacho? La nueva Asamblea Nacional apenas está comenzando su periplo, debemos tomar en cuenta que la anterior Asamblea estaba conformada por la mayoría de diputados que defienden el proceso de Chávez, y durante muchos años ese hemiciclo ha estado lleno de personas que sirven como medios de propaganda a favor del gobierno. Hoy en día, esta Asamblea tiene una mayoría de integrantes que se oponen al régimen de Nicolás Maduro, y en el mundo político que envuelve la realidad de nuestro país un arma fundamental son los medios de comunicación. Tomando en cuenta que el 70% de los medios de nuestro país están secuestrados con normas de CONATEL (organismo que obliga a tener una línea de opinión favorable al gobierno) esta Asamblea debe buscar todas las formas posibles de tener un impacto mediático positivo, hacerse oír por el pueblo y que la gente que antes sólo escuchaba disparates y leyes habilitantes para Nicolás Maduro, ahora pueda oír verdades y discusiones que traten los problemas reales del país. Dicho esto, es lógico que el Orador de orden que se elija cuente con un potencial mediático importante, y hoy en día, junto con otros pocos comunicadores sociales como Luis Chataing, emerge la figura de un artista, de un cantante que desde la nada ha levantado una especie de imperio musical en toda américa latina (y en EEUU y Canadá también) como una voz que lleva contraposición con el discurso del gobierno. La figura de Nacho como artista que critica las cosas negativas del gobierno con desparpajo y naturalidad sin duda debe ser aprovechada, no como agenda política, sino como una forma de llegar a la multitud de medios que se harían eco de su designación como Orador de orden.

Algunas personas mencionaban y preguntaban si no había otro artista más famoso y más preparado para dicha responsabilidad. Quizás hayan artistas más famosos, o quizás hayan artistas que también tengan un posición política en contra del gobierno, pero no recuerdo a ningún otro artista que los últimos meses/años haya hecho público su descontento con el régimen de la misma forma y con la misma vehemencia que Nacho. Luego, por tanto, me parece que Nacho no era sólo una buena opción, sino la mejor opción a día de hoy para hacer frente a esa responsabilidad de dirigir su palabra a la juventud Venezolana.

b)      Nacho compone canciones que denigran a las mujeres. “Mi cachorrita” es la canción que todos mencionan en las redes sociales como ejemplo denigrante y abusivo contra la mujer. Pues, ciertamente no tiene la letra más poética que podamos encontrar, ciertamente se trata la imagen sexual de la mujer como un objeto. Esas cosas no las pongo en duda, pero existe un matiz importante. La música urbana, el rap, el hip-hop, el reggaetón etc. Jamás se han caracterizado por tener una lírica poética en favor de ninguno de los tópicos que tratan, muchas veces se utilizan los géneros como el rap y el hip-hop a modo de protesta y de reclamo, se utilizan para destacar con crudeza y con realismo gran parte de nuestra realidad, y gran parte de nuestra humanidad, que van desde desconciertos juveniles hasta abusos y maltratos de todo tipo.

El reggaetón no viene a ser la excepción a esta regla, aunque no sea comúnmente utilizado a modo de protesta, si es cierto que en la mayoría de las canciones de este género encontramos menciones directas y crudas al tema de la sexualidad y el juego de conquista que hoy en día se desarrolla por los más jóvenes. Las formas han cambiado, y los fines también, cuando cantaban Camilo Sesto, Sandro o Nino Bravo (mi cantante favorito) las formas del cortejo eran muy diferentes, se trataba de dedicar poemas o de tomar un café con esa persona que te hacía mover el piso. Sin embargo, hoy en día culturalmente somos menos formales y menos románticos, hoy en día nos movemos en un ambiente cuya dinámica se basa en la atracción y en el deseo, y esa realidad la describe el reggaetón a rajatabla. El reggaetón no nos ha convertido en una sociedad que trata como objeto sexual a la mujer, eso lo traíamos desde antes con los anuncios publicitarios sexistas, y este género musical no es una herramienta que viene a reforzar directamente esa visión denigrante hacia la mujer. ¿Por qué? Muy sencillo, porque es simplemente música ¿Tiene lírica indecente? Sí, a veces, al igual que el rap o el metal. ¿A caso nos tomamos al pie de la letra lo que dice cada canción, desde cuándo es eso así? No recuerdo que nadie tratara de “cachorra” a una mujer gracias a la canción de Calle Ciega, como tampoco recuerdo que en 1983 alguien que escuchara el álbum “Kill ‘Em All” de Metallica saliera a la calle a matar gente sólo porque el nombre del álbum fuera ese (la traducción de Kill ‘em all es MÁTALOS A TODOS).

Quizás el ejemplo sea tomado como algo bastante exagerado, pero es tan exagerado como es absurdo el argumento de que la música de Chino y Nacho denigra a la mujer. El contenido de la música suele ir de la mano con las realidades de la sociedad dentro de las cuales los temas son compuestos, las canciones de rock de los 1960 trataban quizás temas de protestas durante el apogeo de los hippies, y en la época en la que “mi cachorrita” fue compuesta, los temas y la dinámica social que atraían a la juventud eran otros, se trataba de ir a bailar, de moverse al son de bajos y ritmos repetitivos, y tener acercamientos que rozaban lo sensual con la pareja de baile. Utilizando términos biológicos, quizás lo podríamos definir como un simple ritual de apareamiento en el que hombre y mujer se movían con deseo al ritmo de una música provocativa, y punto. No tiene nada más allá, no tiene un contenido oculto que nos lleve a denigrar y maltratar a la mujer, son temas musicales que al momento en que fueron creados sólo incitaban a bailar (y aún incitan a bailar). Hay que disfrutar del ritmo, hay que disfrutar de la experiencia del baile sin tomarse tan a pecho la letra de las canciones, las únicas canciones que tienen una lírica destinada ser escuchada y transmitir un mensaje de arenga son los himnos nacionales, de resto, todo es escuchar y sentir señores. Maduremos esa parte, y miren que como Venezolano ese término de “Maduro” cada vez lo soporto menos.

c)       Nacho no vive en Venezuela. ¿Y dónde más va a vivir, si no es EEUU? El mercado musical de nuestros días tiene a las empresas discográficas más grandes ubicadas en suelo Norteamericano, los más grandes exponentes musicales con los cuales se pueden hacer negocios están residenciados en ese país. Lo lógico es, que si te dedicas a una labor profesional sea cual sea, te ubiques en un lugar que te permita explotar todo tu potencial y te dé acceso a un amplio mercado al cual presentar tus ofertas. En el caso del dúo Chino y Nacho, qué mejor opción que estar residenciados en Miami y tener “cerquita” a todo el mercado latinoamericano y a su vez a los grandes estudios y productores musicales. Tomar el argumento de que un cantante no viva en su país es pecar de ignorantes y más cuando se trata de vivir en Venezuela, un país que alguna vez fue próspero y fue una enorme plataforma para grandes artistas; pero que hoy en día no ofrece ninguna posibilidad (o una muy poca posibilidad) de crecimiento y reconocimiento artístico, sin ir más lejos, hace poco se estaba barajando la posibilidad de cerrar muchos teatros ubicados en Centros Comerciales ¡¿Cómo rayos se impulsa la carrera de un artista en semejantes condiciones?!

Voy un poco más allá, así como Nacho, y como otros tantos profesionales de las artes, actualmente muchos profesionales de otras industrias nos encontramos viviendo lejos de nuestro país, su caso es muy particular y las razones ya las he expuesto en líneas anteriores, pero las razones de los otros venezolanos que estamos lejos son muy simples, hemos conseguido empleo en otras fronteras, con la sola idea de reunir algo de dinero en una moneda que no esté cada día cayendo más y más en un abismo propiciado por la corrupción de unos gobernantes ineptos que nos han quitado la posibilidad de crecer profesional y personalmente en nuestra tierra. Repito, es pecar de ignorantes criticar a quien por motivos laborales y personales como querer una mejor calidad de vida esté ubicado en un país extranjero.

d)      El reggaetón no es música. La música y el arte en general son simples cuestiones de gustos. Sí, es cierto que “mi cachorrita” de Calle Ciega o “sígueme y te sigo” de Daddy Yankee no están a la altura de las grandes composiciones de Bach o Chopin. Pero, amigos míos, no podemos comparar peras con manzanas. Tampoco creo yo que Bach o Chopin pudieran llegar a tener el impacto social que han tenido Chino y Nacho en el público del siglo 21. ¿Seguro que no? Segurísimo, porque el público en general en nuestros días tiene costumbres diferentes, culturas diferentes, y consumimos cosas diferentes, desde la comida hasta la música pasando por la ropa o el cine.

Solemos criticar lo que no nos gusta, lo que no nos parece correcto desde nuestro punto de vista personal. Incluso solemos generalizar en base a nuestras propias percepciones, me explico: Es común pensar que un “reggatonero” es un inmoral que denigra a la mujer y trata las relaciones como actos sexuales y poco más, y se suele pensar que el “rapero” es un delincuente que sólo habla de drogas y armas. Y, lógicamente, esto no es así. Ni los raperos son delincuentes, ni los reggaetoneros son inmorales, ni los metaleros son seres oscuros que comen gatos.

En este caso, y como anécdota particular, les comento que yo soy Ingeniero en Informática, que escucho básicamente todos los estilos musicales habidos y por haber, y que cierto día un jefe me encomendó prepararme para hacer uso técnico de una herramienta llamada SAP HANA, para los conocidos en la materia sabrán que es una plataforma no tan fácil de explotar. Algunos estudian y se concentran escuchando música clásica, yo mismo a veces escucho 3 discos de Bocelli mientras trabajo, pero en el caso particular que les comento, mi jefe de turno me consiguió escuchando “Guaya Guaya” de Don Omar a todo volumen en mis audífonos mientras yo leía un material en otro idioma sobre una herramienta muy lejos de ser sencilla. ¿A dónde voy con todo esto? Pues, a que no a todos nos funcionan los mismos métodos, si tú que lees esto escuchas Coldplay o Iron Maiden para hacer una labor específica, bien. Pero no por escuchar Bach mientras estudias eres más, o menos culto que yo, que trabajo con sistemas analíticos escuchando Don Omar o Chino y Nacho.

No debemos generalizar, me atrevería a decir que es incluso algo muy idiota decir que el gusto por un género musical está directamente relacionado con la personalidad o las características de comportamiento de una persona.

Si alguna vez te preguntas qué es la música, quizás sea mejor conceptualizarla de una forma sencilla (y que quizás algunos refuten luego) como aquel patrón de sonido que a tus oídos cause mejor sensación, y punto. El hecho de que sea vallenato o que sea Mozart da exactamente lo mismo. Es tu oído y es tu cerebro el que responde a lo que escucha, no son los oídos de otros los que determinarán que música deba atraerte más, aunque te gusten piezas más, o menos estructuradas artísticamente.

e)      El discurso. Después de que Nacho hablara en frente de todos en la Asamblea Nacional, y dijera muchas verdades que este gobierno no quiere escuchar, muchos fueron los que le felicitaron por hablar como lo dije anteriormente, con desparpajo y siempre con honestidad. Algunos menos crédulos, aún piensan que un famoso escritor Venezolano fue quien escribió el discurso (vaya halago hermano ¡poner a Nacho a la altura de Leonardo Padrón!) En fin, cada quién puede ver el discurso entero aquí, y sacar sus propias conclusiones. Mi conclusión es que, por su forma de hablar siendo prudente cuando tocaba, rebelde cuando tocaba, y a su vez sereno para ordenar sus ideas, el discurso de Nacho fue (como dijo el Chino) un discurso brutal.

SEGUNDO ORDEN DE IDEAS

A Nacho le anulan el pasaporte.

Sólo 9 días después de que el reconocido artista hablara en el hemiciclo de la Asamblea Nacional de Venezuela, un incidente por demás vergonzoso se presentó nuevamente entre él y el gobierno nacional. Funcionarios del SAIME le retuvieron durante algunas horas el día 20 de febrero en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, ya que misteriosamente Nacho presentaba problemas con el mismo pasaporte con el que lleva entrando y saliendo del país en quién sabe cuántas ocasiones desde hace varios años.

Es curioso, y al pensarlo es muy difícil no establecer una relación directa entre el discurso de hace días y la irregularidad presentada el día de ayer con su pasaporte. Irregularidad que por cierto, concluyó con la anulación del pasaporte por el organismo pertinente (SAIME). Y desde luego, ahora mismo Nacho está “encerrado” en su tierra, pero lejos de su familia y de todos aquellos sitios en los que el dúo musical tenía compromisos profesionales.

Hoy, Nacho no puede salir de Venezuela (hasta tanto no gestione un nuevo pasaporte, que quién sabe si se lo otorgarán o cuántas trabas le pondrán para realizar esa gestión)

Otro revuelo ha sido causado en las redes sociales, ya sabemos el impacto que tiene la figura opositora de Nacho, y el miedo que irremediablemente tiene el gobierno de Nicolás Maduro con él. Y digo que es miedo, porque si un gobierno no tiene miedo de una figura pública, no la estaría persiguiendo para causarle trabas “reglamentarias” cada vez que pueda ¿no es así Nicolás? (o Presidente, elije tú el apodo con el cual prefieres que me refiera a ti)

Muchas son las conclusiones a las que llegan las personas al leer la noticia y encontrarse con que ahora uno de nuestros intérpretes más reconocidos en el extranjero no puede salir del país por un problema misterioso en su pasaporte. En mi opinión, todo este asunto es bastante triste, y es muy lamentable que un exponente de nuestra cultura y nuestra idiosincrasia vea negada la posibilidad de seguir enalteciendo nuestro nombre en el extranjero, simplemente porque el gobierno vea en él una figura pública no grata para su agenda política.

Algunos “imparciales” tratan esta noticia con algo de desdén ya que no les importa que Nacho (un venezolano más) no pueda viajar por enésima vez a Miami (así mismo me lo ha dicho un buen amigo mío por mensaje de texto) pero yo encuentro que detrás de ese desdén con el que tratan la noticia, existe una falta de apreciación de todo un bosque de problemas que azotan nuestro país. Es lógico que algunos digan que Venezuela tiene mayores problemas que el pasaporte de este muchacho, pero no podemos pasar por alto que el hecho de que un gobierno de forma arbitraria tome medidas en contra de un ciudadano, porque eso lo convierte en un gobierno dictatorial. Ese, al menos desde mi ignorancia política, me parece que es el caso que estamos viviendo en este instante.

Los problemas políticos y sociales de mayor orden deben ser tratados con mayor prioridad, es cierto, deben fijar agendas para resolver el tema económico y deben establecer medidas INMEDIATAS para que la moneda de nuestro país no siga perdiendo valor mientras cae en este pozo sin fondo que día a día va cavando la revolución de Chávez (porque esto, ni de vaina se puede llamar la revolución de Nicolás Maduro, aunque él sea la figura que está a la cabeza en el organigrama)

Insisto, los rasgos dictatoriales de este gobierno se ven cada día más, y lo “bueno” de que esto le suceda a un artista reconocido como Nacho, es que este podrá alzar su voz y hacer llegar nuestra realidad a todos esos medios a los que los ciudadanos de a pie no llegamos.

Desde acá, un fuerte abrazo para Nacho, la lucha continúa y sólo te pido que desde la importancia que tiene tu figura pública sigas haciendo frente y diciendo la verdad sobre este gobierno. Siga metiéndole brutal.

Nos vemos en otra ocasión, como siempre, en la terraza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s