Mi opinión acerca del libro “Comprender y sanar la Homosexualidad”

Nadé tiempo en un mar
de apariencia, y ahogué el amor
no sé puede ocultar
el perfume de una flor
Cuánto me cuesta sobrevivir
cuánto sonreír
sin poder quitarme el antifaz
que me disfraza de normal
Y volveré a buscarte
allí hasta donde estés
tan sólo quiero amarte
y poder tener
alguien en que apoyarme
alguien en quien volcar
todo el amor que cercenó el qué dirán…

Así dice la primera estrofa de la canción de Mägo de Oz llamada “El que quiera entender que entienda” Esta canción trata sobre la lucha que muchos homosexuales tienen día a día para sobrevivir en un mundo que los suele juzgar sin razón alguna.

Escribo sobre esto porque el día de hoy, mientras caminaba un centro comercial de Bogotá me topé con una librería; como es normal en mí, me quedé observando la vitrina con la intención de buscar algo interesante que quizás mereciera la pena comprar. Contrario a esto, lo que encontré en la vitrina fue un libro cuyo título reza lo siguiente “COMPRENDER Y SANAR LA HOMOSEXUALIDAD” escrito por Richard Cohen (un psicoterapeuta norteamericano que se declara a sí mismo como ex homosexual)

tumblr_inline_nv7sdriifz1ry3s1n_400

Leer ese título me genera un poco de ruido, es decir, de buenas a primeras obviamente el Sr. Cohen se refiere a la homosexualidad como una enfermedad, y va aún más allá, diciendo que esta enfermedad se puede superar y sanar ya que él es una “prueba viviente” de ello.

En primer lugar, debemos alegrarnos por el hecho de que el Sr Cohen haya podido encontrar un camino y una opción sexual que le satisfaga y no le haga sentir mal de ninguna manera. Eso merece un reconocimiento que desde acá le doy sinceramente. Pero, el hecho de que para él, la atracción sexual hacia su mismo sexo sea consecuencia de los abusos que recibió siendo un niño, no quiere decir que para el otro mucho % de la sociedad esa atracción homosexual tenga los mismos orígenes, y mucho menos que tenga las mismas consecuencias que tuvo en su personalidad.

Si bien yo no soy homosexual, entiendo perfectamente que este tipo de atracción sexual hacia personas del mismo sexo sea simplemente una cuestión de gusto. Así como yo me siento bien acariciando las suaves manos de una mujer, cualquier hombre puede sentirse bien acariciando las manos y el rostro de otro hombre. Y esto no debe significar que ninguno de los dos estemos en la posición moral correcta o incorrecta, en la sexualidad no existe lo correcto o incorrecto siempre que uno no le haga daño a nadie más por satisfacer sus deseos y placeres.

Es bastante triste pensar que este tipo de libros han vendido más de 7.000 ejemplares, eso en mi opinión, es una suma de dinero bastante alta que nuestra sociedad no ha invertido de la mejor manera. Aún en pleno 2015 existen prejuicios que directamente afectan la cotidianidad de las personas homosexuales, me parece inverosímil que aún con todo el desarrollo y las nuevas tecnologías de comunicación, no seamos capaces de superar estos prejuicios de un pasado en el que nuestra propia ignorancia nos llevaba a catalogar la homosexualidad como una enfermedad mental (Aún en la década de los 60 esta formaba parte del catálogo de enfermedades mentales de la Sociedad de Psiquiatría Americana)

Es ofensivo que aún en nuestros tiempos existan personas que aún con un título profesional en sus manos, no tengan la preparación ni la madurez moral para entender que los seres humanos somos iguales y que nuestros gustos no deben influir en cómo nos percibe el resto de la sociedad.

Entiendo el punto del autor del libro, al referirse a su propia experiencia homosexual como producto de abusos infantiles; pero es inaudito que sigamos refiriéndonos en líneas tan genéricas al gusto sexual de algunas personas. No podemos generalizar nuestras experiencias y extrapolarlas al resto de la sociedad porque simplemente cada integrante de esa sociedad es una mente diferente, que percibe el mundo de una forma diferente y por supuesto, que siente de forma diferente.

El mundo sería un mejor lugar si las personas fuesen capaces de aceptar que no tienen la verdad absoluta sobre todas las cosas, y que la diversidad de pensamiento y la diversidad de gustos forman el corazón y la riqueza del ser humano como especie que vive en sociedad. Lamentablemente hoy en día esto no es así, aún siguen los prejuicios y los errores al momento de apreciar la orientación sexual de los demás.

Espero que entre todos podamos educar a la nueva generación para que supere estos prejuicios y podamos crecer como sociedad igualitaria en todos los sentidos, y mientras tanto… El que quiera entender que entienda.

Nos vemos luego, como siempre, en la terraza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s