De la Educación…

un-nino-aburrido-haciendo-los-deberes

LA EDUCACIÓN (del latín educere “sacar, extraer” o educare “formar, instruir”) puede definirse como “el proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación no sólo se produce a través de la palabra, pues está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y actitudes”.

No había reparado en el impacto que ha tenido la educación, o mejor dicho el Sistema Educativo en mi vida, hasta el momento en que leí los estudios del señor Ken Robinson, en su charla en el TED descubre muchos aspectos con los cuales todos nosotros nos sentiremos identificados.

Una vez entendido el concepto de Educación, hay que decir que actualmente estamos inmersos en una crisis que nos afecta a todos de gran manera y cuyo peligro reside precisamente el hecho de que somos incapaces de notar los efectos que el sistema educativo ha tenido sobre el desarrollo de nuestras vidas… Muchos son victimas de un sistema oxidado que no se adapta a las necesidades de la sociedad actual, y este sistema nos está llevando a una sociedad llena de Inflación Académica que sólo produce profesionales en serie, como una maquina industrial cuyo producto no es otro que la falta de innovación y de ingenio.

Nos encontramos en un punto en el que educamos a los niños con un modelo de enseñanza que fue ideado hace más de un siglo y que sin duda alguna no cumple con los requisitos de la sociedad moderna, el resultado de esto se puede apreciar observando al hombre o la mujer que tienen un titulo profesional y que día a día van camino a su trabajo sin disfrutar lo que hacen y pensando en lo larga que se hace la llegada del fin de semana.

El Sistema Educativo actual es un sistema que antepone las ciencias y el lenguaje como materias de estudio primordiales y varios escalones más abajo ubican otro tipo de conocimientos como las artes y el deporte, ignorando totalmente que la inteligencia es un proceso dinámico que no solamente está basado en la capacidad “académica” de una persona para resolver ecuaciones.

La razón de esto, es que el modelo de educación con el cual hemos crecido está orientado a producir Profesionales Universitarios que puedan prepararse para satisfacer las demandas del campo laboral, y normalmente estas demandas se relacionan con actividades en cuyo panorama el ingenio y la creatividad no existen.

Las escuelas y los institutos actuales, directamente matan la creatividad y desarrollan en nosotros habilidades que nos permiten ejecutar tareas repetitivas en un campo laboral normalmente aburrido.

Pablo Picasso dijo:

Todos nacemos artistas, lo difícil es permanecer creativo mientras se crece

No cabe duda de la razón que tenía Picasso con esta frase. Cuando somos niños nuestra capacidad de innovación y nuestro ingenio suele ser expresada de muchas maneras y en diversos ámbitos, sin embargo, a medida que crecemos y nos orientan a aprender cosas “necesarias para la vida” es común que perdamos esa capacidad innata que tenemos para pensar diferente, ya que cuando alcanzamos la madurez, habremos pasado la mayor parte de nuestras vidas sometidos a un modelo educativo en el cual nos inculcan a pensar de forma lineal y a dirigir nuestras aspiraciones profesionales hacia el campo laboral de turno, a principios del siglo XX se egresaban personas capaces de manejar herramientas y maquinas para la revolución industrial, y hoy en día egresamos profesionales manejando herramientas distintas, en este caso Ordenadores, para satisfacer las necesidades de la revolución tecnológica..

¿Dónde queda el Ingenio? ¿Y las artes? Seguramente esas eran las actividades que más disfrutamos siendo jóvenes. Y muy probablemente alguna vez te habrás enfrentado con frases como “Te aconsejo que no estudies eso, haz algo que valga la pena y no vayas a desaprovechar tu juventud

En muchos casos estamos enseñando a los niños a tener miedo de hacer lo que desean, miedo a querer tomar seriamente el estudio de las artes o el deporte, debo decir que muchos logran remar contra esta corriente y otros tantos simplemente siguen el lineamiento social cumpliendo con su papel dentro del campo laboral. Es el miedo a fracasar el que lleva a muchas personas a abandonar sus pasiones e irse por el camino seguro que dictan los cánones sociales; y creo que es importante recordar que ese miedo no lo tenemos cuando somos niños, y es quizás esa la razón por la cual en esa etapa de nuestras vidas podemos expresar tantas cosas de tantas maneras, y nuestra capacidad creativa nos permite estar en contacto con el mundo de una forma distinta, desde una perspectiva propia de cada uno y no bajo la óptica de una sociedad lineal donde todo se rige por una norma, que a la final sólo lleva a tener una población altamente frustrada y cuyos talentos son desaprovechados en gran medida.

Educamos personas alejándolas de sus capacidades creativas, orientando sus perfiles a cumplir labores requeridas por el gran hermano que es el sistema laboral que rige nuestra sociedad. Simplemente estamos matando el ingenio y la capacidad de innovación de muchos talentos que jamás llegarán a desarrollarse.

El señor Ken Robinson menciona la historia de Gillian Lynne, nacida en 1926 y cuyo caso constituye una anécdota famosa, que ha sido utilizada como ejemplo en numerosas ocasiones por psicólogos y orientadores de todo el mundo.

Esta historia tiene mucho que ver con lo que menciono acerca de los sistemas educativos, ya que en la actualidad, a los niños que presentan “cuadros de déficit de atención” y tienen problemas en las escuelas (el mismo caso que tuvo Gillian)  se les medica con drogas potentes que los dejan en un estado de somnolencia en el que aparentemente el niño se comporta de una manera más dócil, y “el proceso de enseñanza” no se interrumpe por sus constantes desatenciones.

La historia de Gillian es la siguiente:

La pequeña Gillian no conseguía alcanzar resultados aceptables en la escuela, que llegó a escribir a sus padres una carta alertando sobre un posible trastorno de aprendizaje de la niña.

Su madre la llevó a un psicólogo y le explicó su preocupación por la falta de atención en la clase, su incapacidad para concentrarse y mantenerse quieta.

Tras escuchar a la madre, el doctor le dijo a Gillian que necesitaba hablar en privado con su madre un momento y ambos salieron del gabinete. El doctor le pidió a la madre que observase lo que la niña hacía mientras estaba sola, y vio que estaba bailando una canción que sonaba en la radio del gabinete.

 Tras observarla por varios minutos, el doctor hizo notar como Gillian era capaz de prestar atención a la música y concentrarse en seguir su ritmo, y le comentó a la madre: Señora, su hija no está enferma, ella es una bailarina… Por lo que recomendó que la apuntase a una escuela de danza. Según declaró Gillian, “fue maravilloso encontrarse con gente como yo, con un tipo de gente que no podía estar quieta y que necesitaba moverse para pensar”

Gillian tiene hoy en día 86 años y ha sido una de las más destacadas bailarinas, coreógrafas y directoras británicas. Su trabajo abarca desde el Royal Ballet hasta Broadway y Hollywood.

Entre sus obras se encuentran CATS y THE PHANTOM OF THE OPERA, y haciendo lo que siempre le apasionó se convirtió en una gran mujer de las artes, y además multimillonaria.

Tal como menciona Sir Ken Robinson, hoy en día a cualquier niño que presente un cuadro como el de esta niña, se les medica y básicamente ponemos a dormir a muchos talentos que en caso de desarrollarse plenamente, podrían hacer del mundo un lugar mejor…

Sin duda alguna, las escuelas matan la creatividad y necesitamos una revolución educativa…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s